Conoce lo más destacado del Colegio Cedros

Publicado por Kínder Cedros
24-ene-2019 9:00:00

Programa neuromotor, ¡potencializa el rendimiento físico y mental!

El desarrollo neuromotor infantil se entiende como el proceso en el que el niño madura y adquiere destrezas relacionadas con el manejo de su cuerpo y el lenguaje.

Los logros motores que los niños van realizando son muy importantes en el desarrollo, debido a que las sucesivas habilidades motoras que irán adquiriendo hacen posible un mayor dominio del cuerpo y el entorno.

Por otro lado, en el desarrollo neuromotor pueden establecerse dos grandes categorías:

  • Motricidad gruesa: se refiere al control sobre acciones musculares más globales, como gatear, levantarse y andar.
  • Motricidad fina: implica a los músculos más pequeños del cuerpo utilizados para alcanzar, manipular, hacer movimientos de tenazas, aplaudir, virar, abrir, torcer, garabatear, etc. 
Con el movimiento conseguimos organizar mentalmente el mundo exterior, por lo que las actividades de psicomotricidad en la educación infantil van encaminadas a conseguir el movimiento físico y la activación de lo mental.

¿Qué habilidades obtienen los niños?

A través de la psicomotricidad, los niños adquiere las siguientes habilidades:

  • Nociones espaciales, temporales, de lateralidad, relativas a su cuerpo, a los objetos, a situaciones que le facilitan la adquisición de nuevos aprendizajes.
  • También adquieren las destrezas necesarias para conseguir aprendizajes como el desarrollo de la lectoescritura.

<<Cómo fomentar el hábito de lectura en los niños>> 

Pero... ¿en qué consiste la lectoescritura?

Los procesos de lectoescritura llevan consigo la activación de áreas cerebrales relacionadas con la motricidad y la visión. Para escribir, el alumno debe tener una coordinación de motricidad fina (sensorio motora y coordinación de sus sentidos) y viso motora (coordinación visión táctil).

También es necesario ejercitar y desarrollar los patrones de movimiento básico desde las primeras edades para evitar problemas de escritura posterior.

Como podrás darte cuenta, la etapa de preprimaria es extraordinariamente importante, pues en esta edad el niño toma conciencia de sí mismo, del mundo que lo rodea, y a la vez adquiere el dominio de una serie de áreas que van a configurar su madurez global, tanto intelectual como afectiva. 

Entre los 6 y los 7 años, los niños presentan una precisión general de los movimientos cuando éstos son efectuados a un ritmo normal.

Los controles adquiridos y afirmados por el ejercicio neuromotor sientan las bases para los aprendizajes escolares en los que la simultaneidad de movimientos exigirá un gran esfuerzo de tipo psicomotor. 

Por eso, debido a la importancia del desarrollo neuromotor, en el plan educativo del Colegio Cedros, durante el kínder y la preprimaria incluimos el programa neuromotor con el que favorecemos las conexiones neuronales de los alumnos, necesarias para el proceso de lectoescritura. 

¡Conoce más de uno de los mejores colegios privados de la Ciudad de México!

Haz una CITA >

Categorias: Consejos para papás

Escrito por Kínder Cedros